CLM trabaja para que el miércoles abran «la mayoría» de centros educativos

Toledo, 11 ene (EFE).- El Gobierno de Castilla-La Mancha trabaja para que la mayoría de los centros educativos de la comunidad autónoma puedan volver a abrir sus puertas el miércoles 13, la misma fecha en la que lo hará la Universidad regional en todos sus campus, excepto en Toledo, donde la Unidad Militar de Emergencias (UME) y la Brigada Paracaidista (BRIPAC) del Ejército de Tierra están desplegados desde esta noche.

Tras su paso por Albacete, la UME y la BRIPAC han llegado a Toledo para efectuar trabajos de limpieza y conexión de vías y, sobre todo, para garantizar el servicio del AVE Madrid-Toledo y la movilidad en el Casco Histórico.

La alcaldesa de Toledo,Milagros Tolón, ha valorado esta tarde que la ciudad cuenta con un dispositivo «sin precedentes» y ha destacado el esfuerzo de los equipos implicados para volver cuanto antes a la normalidad, aunque ha anunciado que el Ayuntamiento se plantea proponer a la Consejería de Educación el aplazamiento de la vuelta a clase para garantizar la seguridad de todas las estructuras educativas, lo que se decidirá este martes en el seno del Consejo Escolar.

La capital regional ha sido una de las ciudades que más ha sufrido los estragos de la borrasca ‘Filomena’, que, según ha declarado a Efe la delegada de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la región, Paloma Castro, ha dejado «un episodio histórico» que no se producía desde hacía unos 50 años y que ha superado «todas las previsiones» con hasta «dos o tres veces más espesor de nieve» de lo que se esperaba en Castilla-La Mancha, superando el medio metro en algunos puntos.

Por este motivo, el Gobierno regional sigue manteniendo activo el Plan de Vialidad Invernal debido a la borrasca, que desde las 00.00 y hasta las 09.00 horas de este lunes ha dejado 5.482 kilómetros de la Red Regional de Carreteras afectados.

Esta situación está teniendo repercusiones en todos los ámbitos, entre ellos el de la alimentación, lo que ha llevado a Asociación de Supermercados de Castilla-La Mancha (Asucam) a asegurar que “no hay riesgo de desabastecimiento”, si bien ha pedido “paciencia” a los consumidores porque se está recuperando la cadena de suministro y, aunque los camiones han salido de las plataformas, los productos irán llegando “paulatinamente” a las tiendas, a medida que las calles estén accesibles.

Precisamente, el Gobierno de Castilla-La Mancha está trabajando, principalmente a través de medios de la empresa pública de Gestión Ambiental (Geacam), para garantizar el avituallamiento de los conductores de los vehículos pesados embolsados en diferentes tramos de la red estatal viaria en la comunidad autónoma, donde esta mañana permanecían un millar de camiones, debido a los problemas de movilidad en Madrid.

La situación extraordinaria provocada por la borrasca ‘Filomena’ ha llevado al presidente del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, a reclamar al Gobierno regional que estudie la posibilidad de declarar zona catastrófica a aquellos lugares especialmente afectados por la borrasca «Filomena», para que puedan llegar ayudas, tanto a las administraciones públicas como a bienes privados, ya que el temporal “ha arrasado con naves, tejados o calles”.

Además, un total de 2.014 abonados de Castilla-La Mancha se encuentran este lunes sin suministro eléctrico debido a la nieve que ha caído estos días en la región por el paso de la borrasca «Filomena».

Entre éstos se encuentran los vecinos de la localidad toledana de Villamuela, sin luz, agua caliente ni calefacción desde hace tres días, lo que ha llevado a que familias enteras utilicen sus propios coches para calentarse.

Así lo ha subrayado en declaraciones a Efe el teniente de alcalde de esta localidad de 600 habitantes, que en estos momentos duplica su población, dado que muchas personas que han ido a pasar allí las fiestas navideñas no han podido regresar a sus municipios de residencia, debido a que las dos carreteras de acceso al pueblo están intransitables.

Por su parte, la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Castilla-La Mancha ha alertado este lunes de las «graves» consecuencias del temporal de nieve y frío que ha traído consigo la borrasca ‘Filomena’ para la ganadería extensiva y el nuevo «golpe económico» para los ganaderos, «muy castigados» por la pandemia de la covid-19.

También ha señalado que el peso de la nieve, caída en la provincia de Toledo entre el jueves 7 de enero y el sábado día 9, ha derrumbado una nave de una granja ganadera ubicada en Villaseca de la Sagra (Toledo), en la que han quedado atrapadas más de 400 ovejas, de las que se calcula que más de un centenar podrían haber muerto.

La Agencia Estatal de Meteorología tiene previsto activar en la noche de este lunes al martes la alerta roja por temperaturas mínimas en varias comarcas de las provincias de Albacete, Cuenca y Guadalajara, ante la previsión de que los termómetros, por ejemplo, marquen hasta -16 grados en Parameras de Molina, ante lo que, desde todas las administraciones, se está recomendando extremar las precauciones y evitar en la medida de lo posible la vía pública para no lamentar daños personales. EFE