Castilla-La Mancha vuelve a las aulas este miércoles, presencial en el 70%

Toledo, 12 ene (EFE).- El Gobierno de Castilla-La Mancha valora la posibilidad de pedir al Ejecutivo central la declaración de zona catastrófica, mientras que ha decidido que este miércoles se reanuda la actividad lectiva, que será presencial en el 70 por ciento de los centros educativos y telemática en gran parte de la provincia de Toledo y en Guadalajara.

Este martes, Castilla-La Mancha ha retomado poco a poco la normalidad tras el paso de la borrasca Filomena y la ola de frío que ha dejado termómetros excepcionalmente bajos, con -25,2 grados en Molina de Aragón (Guadalajara) o -13,3 grados en Toledo, si bien en otras de capitales de provincia de Castilla-La Mancha, como Cuenca, Albacete y Guadalajara el mercurio también ha rondado los diez grados bajo cero.

Así, y tras haber analizado el estado de los centros educativos y los accesos, la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, ha anunciado que toda la provincia de Toledo excepto la zona de Talavera de la Reina y la mayor parte de Guadalajara no reanudarán este miércoles la actividad lectiva presencial sino que lo harán el lunes 18, pero habrá clases online, mientras que en las provincias de Albacete, Ciudad Real y Cuenca los centros abrirán de forma casi generalizada.

Ello será posible, en gran parte, porque el 94,3 por ciento de la población de la región tiene abiertas las comunicaciones a través de las carreteras de titularidad regional y tan solo están cortados al tráfico tramos en nueve vías, con 186 kilómetros afectados de los casi 8.700 que la componen, según ha informado el consejero de Fomento, Nacho Hernando.

Hernando también ha señalado que el Gobierno de Castilla-La Mancha abrirá un proceso para recabar información de empresarios, sindicatos, tercer sector, ayuntamientos y diputaciones respecto a los daños provocados por la borrasca ‘Filomena’ y, en función de los datos, se planteará o no la posibilidad de solicitar al Gobierno central la declaración de zona catastrófica.

Por su parte, el Gobierno central ha comenzado este martes a evaluar los daños provocados por la intensa nevada, aunque no procederá a repartir las ayudas a los afectados hasta que no concluya el temporal, marcado ahora por el intenso frío, y pueda conocer el impacto que la emergencia ha provocado en el país.

Sobre este asunto, el presidente del PP regional, Paco Núñez, ha avanzado que los ayuntamientos gobernados por los ‘populares’ que se han visto gravemente afectados por el temporal solicitarán dicha declaración de zona catastrófica y ha pedido al Gobierno regional que colabore «técnica y políticamente» para que esos consistorios puedan recibir esas ayudas.

El que ya ha adelantado que pedirá esa declaración es el Ayuntamiento de Gálvez, una localidad toledana de unos 3.000 habitantes, que ha sufrido daños en infraestructuras ganaderas y en naves industriales, ha perdido la campaña de la aceituna y, además, el Consistorio ha hecho frente a cuantiosos gastos imprevistos para limpiar las calles.

Y también lo sopesan en Villamuelas (Toledo), cuyos vecinos ya tienen suministro eléctrico tras pasar cuatro noches sin luz y sin poder calentar sus viviendas.

En la ciudad de Toledo, los trabajos de retirada de la nieve continúa, gracias a los medios propios y a los aportados por otras administraciones -entre ellos el Ejército-, que han permitido limpiar ya 500 kilómetros de la ciudad, aunque aún no se ha podido reanudar el servicio de autobús urbano, algo que sí está sucediendo ya de manera paulatina en la ciudad de Guadalajara.

Lo que sí ha abierto este martes en Toledo es el cementerio y se han reanudado los enterramientos, mientras que los parques y jardines seguirán cerrados así como las escuelas de idiomas y de música y todas las instalaciones deportivas, incluso el campo de fútbol del Salto del Caballo.

En la provincia de Guadalajara, este martes aún unos 600 abonados no han recuperado el suministro eléctrico y en la zona de Molina de Aragón se siguen produciendo algunas incidencias con el servicio de telefonía.

En total, desde la medianoche hasta las 18.00 horas de este martes se han producido en Castilla-La Mancha 168 incidencias relacionadas con el hielo o la nieve.

Y otra de las repercusiones negativas de la nevada y las heladas de los últimos días son los resbalones y caídas, lo que ha provocado un incremento en las urgencias por traumatismos, sobre todo en los hospitales de Toledo y Guadalajara.

Además, la Agencia Estatal de Meteorología tiene previsto activar en la noche de este martes al miércoles la alerta naranja en amplias zonas de las provincias de Toledo, Cuenca, Albacete y Guadalajara, ante la previsión de registrar mínimas que pueden alcanzar los -11 grados en la Serranía de Guadalajara.

Por ello, y ante la posibilidad de que se formen placas de hielo en las calzadas y carreteras, las administraciones públicas insisten en pedir a la ciudadanía que reduzca al máximo posible sus salidas a la calle y que cojan el coche lo imprescindible. EFE