CCOO aboga por impulsar y desarrollar una potente agenda social

El secretario general de CCOO ha desglosado este miércoles en rueda de prensa las líneas de actuación y prioridades del sindicato para los próximos meses, desde la subida del SMI y la prórroga de los ERTE, hasta la derogación de la reforma laboral y la de pensiones de 2013. Unai Sordo ha abogado por “dar certezas a las personas que peor lo están pasando” preparando e impulsando una potente agenda social que no solo es compatible sino que es clave para la recuperación económica tras la crisis provocada por la pandemia.

Unai Sordo en la rueda de prensa

Unai Sordo en la rueda de prensa

 

Para el secretario general de CCOO, la vacunación y la contención de la pandemia es fundamental para la recuperación económica: “La duración de la pandemia aumenta el riesgo de insolvencia empresarial”, como así lo demuestran los datos de empresas desaparecidas en el último año – más de 40.000, de las que 1.400 tenían 50 o más personas empleadas – o el de empresas altamente endeudadas, que ha pasado del 13% al 21%, especialmente en sectores como la hostelería, restaurantes, ocio y vehículos a motor, cuya supervivencia depende de la evolución del consumo y la demanda interna, es decir, de la evolución de los salarios y rentas de la mayoría social.

Consideró Unai Sordo que en 2020, “un año catastrófico”, se han tomado importantes medidas paliativas con el acuerdo de los agentes sociales, como la de los ERTE, que han servido para contener los despidos. Por ello, “tienen que renovarse y reforzarse en 2021”, un año que ha empezado con el rebrote de contagios y un temporal.

Hay que impulsarla e ir preparando una agenda social post-pandemia

Por encima de todo, el secretario general de CCOO marcó como prioridad la recuperación de la agenda sociolaboral: “Hay una agenda para enfrentar la pandemia, pero hay que recuperar la agenda social para dar certezas a las personas que peor lo están pasando”. “No hay contradicción entre la agenda social y la recuperación de las empresas”, abundó.

Unai Sordo advirtió que “CCOO no renuncia a la subida del SMI”, una reivindicación de “primer orden”, pues no se entiende que no suba cuando los precios de los alimentos y de la energía impactan fuertemente en los salarios de la mayoría de la población. En este sentido, reclamó una reforma del mercado eléctrico, ya que los precios energéticos además de erosionar los salarios suponen un lastre para la competitividad de las empresas.

Las pensiones constituyen asimismo un ámbito de actuación del sindicato en los próximos meses: “CCOO demanda la derogación de la reforma de 2013, una política de mejora de los ingresos a la Seguridad Social y sacar de ésta los gastos impropios”. Junto a esto, Sordo pidió desarrollar las recomendaciones del Pacto de Toledo, de manera que “el compromiso alcanzado después de 10 años no se rompa en 10 días”. A este respecto, manifestó la oposición del sindicato al incremento del periodo de cálculo de las pensiones: “La lógica en pensiones no puede ser: como derogar la reforma de 2013 conlleva un incremento de gasto, hagamos recortes que los compensen. Para ese viaje, no hacen falta alforjas”.

Reforma laboral

Entre las prioridades de CCOO – el sindicato ha renovado en 2020 su condición de primer sindicato del país ampliando la diferencia en delegados elegidos respecto al resto – no podía faltar la relativa a la reforma laboral, respecto a la que ha remarcado que es necesario abordar la modernización de las relaciones laborales, construir otro modelo laboral. “Modernizar pasa por derogar la reforma laboral de 2012”, afirmó taxativamente el secretario general de CCOO.

A su entender, “no hay nada más antiguo que basar la competitividad en los bajos salarios”, como propugna la reforma laboral. “También es preciso limitar la utilización de la contratación temporal, empezando por las administraciones públicas, y que el despido sea la última opción, no la primera”, explicó.

Para ello, Unai Sordo manifestó que el sindicato está dispuesto al diálogo sin reservas, pero fue rotundo cuando afirmó que no van a tolerar ningún derecho de veto de la CEOE. “Si no hay acuerdo tiene que haber acción de Gobierno”, subrayó.